Categoría: Historias para reflexionar

Kintsugi: convertir lo roto en algo más fuerte y bello

A finales del siglo XV, cuenta la leyenda que se rompió en varios pedazos el cuenco de té favorito del sogún Ashikaga Yoshimasa, un hombre muy poderoso y peculiar. Él sólo contemplaba rendirse cuando había agotado toda posibilidad de conseguir sus objetivos, así que lejos de deshacerse de su cuenco, creyó que era posible su …

Seguir leyendo

El cuervo y la Muerte

Esta fábula es la continuación y conclusión de “El lobo y la rosa” (presiona aquí para leerla primero). Una vez más, el invierno se apoderó del precioso bosque de al lado del pueblo. Como cada amanecer, el cuervo estaba de visita en el lugar donde su amigo el lobo había fallecido. Ya había pasado un …

Seguir leyendo

El lobo y la rosa

El invierno más crudo e intenso se apoderó del precioso bosque de al lado del pueblo. De nuevo el frío propició que se convirtieran en aliados y amigos. Como cada invierno, no quedaban apenas animales en el bosque excepto ellos. Los demás se marchaban o morían ante el frío, pero el lobo era capaz de estar …

Seguir leyendo

Una buena vida

Siguiendo el consejo de su prestigioso médico, un exitoso y acaudalado empresario se fue a descansar a un pequeño y encantador pueblo costero. Aunque se había tomado su tiempo en elegir al directivo con más experiencia para delegar su trabajo, no podía dormir pensando en su empresa, así que antes de los primeros rayos de sol …

Seguir leyendo

El corazón arrugado

Los gritos de una niña llamaron la atención de un hombre que salía de comprar en una papelería. Observó que estaba regañando al que parecía ser su hermano por las cosas que le decía. Le estaba gritando e insultando duramente. El hombre observó pensativo la escena. Segundos después, tuvo una idea… Se acercó a la …

Seguir leyendo

¿Qué peinado me voy a hacer hoy?

Después del primer estiramiento de la mañana, la anciana mujer se acercó al espejo y vio que le quedaban tan sólo tres pelos en la cabeza. — ¿Qué peinado me voy a hacer hoy…? A ver, a ver… Creo que me voy a hacer una trenza. – Pensó en voz alta. Así se peinó y se sintió …

Seguir leyendo