Amor eterno

Share

Cuenta una leyenda Sioux que Toro Bravo y Nube azul fueron a ver al brujo de la tribu el día que se prometieron para pedir su bendición y consejo. Cuando llegaron a su tienda, el brujo, un anciano sabio de mirada sosegada y dulce, los observaba con gran atención.

El joven, el más valeroso y fuerte de los guerreros, comenzó a hablar para expresar una inquietud que les preocupaba.

– Nos amamos profundamente y queremos que nuestro amor tome su forma definitiva casándonos. Pero ambos tenemos miedo de no estar juntos siempre. Por eso hemos pensado que quizá podría proporcionarnos un talismán que proteja nuestro amor y estemos juntos.

El anciano les miró pensativo al tiempo que sonreía, como si estuviera recordando algo. Unos instantes después, les dijo:

– No existe talismán para eso, pero, tal vez haya algo que podáis hacer.

Los enamorados asintieron con gran expectación.

– Nube azul, deberás ir al monte de la Libertad y escalarlo sin que nadie te acompañe, y deberás encontrar al halcón, capturarlo vivo y traerlo aquí.

La bella joven asintió. El sabio continuó hablando.

– Toro Bravo, tú deberás desplazarte a la montaña de la Aceptación y deberás traer al águila más grande y hermosa que encuentres. Ambos tenéis tres días a partir de los primeros rayos de luz del nuevo día para realizar las misiones.

La pareja mostró su gratitud al anciano y se marcharon a descansar para partir al alba.

Al tercer día, los jóvenes llegaron triunfantes a la tienda del sabio. Ambos habían conseguido finalizar sus misiones con éxito, llevaban las aves. El anciano les saludó con una sonrisa y les dio la enhorabuena.

– ¿Ya estamos protegidos? – preguntó Toro Bravo. – ¿Nuestro amor durará toda la vida? – Continuó Nube Azul.

– No – respondió el anciano. – Falta la parte más importante. Para que alcancéis la protección que queréis, tenéis que atarlas por sus patas. Después, soltarlas para que vuelen.

Los enamorados ataron a las aves y acto seguido las dejaron en libertad. El águila y el halcón daban varios saltos tratando de volar pero al estar atadas no podían más que avanzar unos metros y caer.

Después de muchos intentos fallidos, las aves, cansadas y enfurecidas, comenzaron a atacarse. Antes de que se hicieran más daño, el anciano cortó la cuerda que las ataba para que pudieran volar y a continuación les dijo:

– Tened siempre presente lo que acabáis de presenciar. Esto es lo que me pedisteis hace tres días. Estar siempre juntos, unidos… Sois el águila y el halcón. Si os atáis aunque sea por amor verdadero, no podréis volar o vivir vuestras vidas y, además, terminaréis haciéndoos daño sin que lo podáis evitar… Si queréis que vuestro amor dure para siempre, volad juntos, pero nunca atados…

Mi versión de una historia sobre el Amor que leí hace tiempo. ¡Feliz día de San Valentín!

AvesVolando

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Javier Martín .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Ionos 1&1.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: