Si eso te hace feliz…

Share

En un debate sobre la felicidad, la persona más escéptica me preguntó:

– “¿Y si no quiero ser feliz? ¿Qué pasa si quiero ser desdichada?”

Yo le razoné:

– “Sé desdichada, ¡si eso te hace feliz!”

. . . . . .

Tal como da a entender el pequeño texto inicial, la felicidad tiene más que ver con aquello que creemos que nos da bienestar o buenas sensaciones. Cómo vivimos la vida y cómo somos se ha construido con nuestro pensamiento. Si nuestro pensamiento pone su foco en malos pensamientos, de ninguna manera podemos “ser” felices. Persistiendo en poner atención a todo lo bueno que hay en nosotros y en nuestra vida, la felicidad sólo puede ser una consecuencia.

Asume una virtud, si es que no la tienes.

William Shakespeare

Para ser una persona feliz, ¡actúa como si lo fueras! ¿Cómo actúa una persona feliz? No hay más que observar a los niños: hacen las cosas con entusiasmo, con alegría, experimentan las cosas con gran intensidad, no tienen prejuicios. Actuando de modo positivo y alegre, contagiaremos esa felicidad a los demás, y atraeremos a más personas positivas a nuestra vida.

Es posible que estés pensando que lo que propongo es algo difícil porque las preocupaciones y los problemas están ahí, en tu día a día. Ciertamente pueden tener un efecto desgastante en nuestra dosis de positivismo y en nuestra anhelada o maltrecha felicidad. Poco o nada nos han enseñado acerca de cómo encarar las situaciones negativas, pocas veces se hace hincapié en que se puede y se deben afrontar de forma positiva además de constructiva. Pocos problemas carecen de solución, y si de verdad no la tienen, tal vez sea un claro indicador de que ha llegado la hora de un cambio, de pasar página y a otra cosa.

Está demostrado que nuestro subconsciente dirige nuestras vidas, y también que no distingue entre una broma y algo real. Por ello es vital actuar “como sí”; en el tema que nos ocupa, actuar como si fuéramos felices. El mejor modo de grabar a fuego en nuestro subconsciente los esquemas de comportamiento y paradigmas más positivos, es “haciendo” cosas que conlleven algo bueno. Hacer con entusiasmo y gozo todo lo que tenemos que hacer en nuestras vidas. Desde los momentos de ocio con nuestros amigos y seres queridos hasta la realización y consecución de todos los desafíos que nos propone la vida o que nos proponemos nosotros mismos: metas profesionales, metas personales, etc.

Como dice el dicho “El que hace lo que puede no está obligado a más”, y, además, le estamos comunicando a nuestro subconsciente que estamos viviendo intensamente, que estamos tomando acción y trabajando para superar obstáculos. Es entonces cuando tanto a nivel consciente como subconsciente, comenzamos a estar alineados con nosotros mismos, aprovechamos nuestra vida y nos sentimos felices. Es el mejor modo de que la felicidad sea lo normal en nuestras vidas.

Pongámonos a ello: la felicidad no es un fin, en realidad es un camino a recorrer; comportémonos con entusiasmo, como si ya fuéramos felices aunque no lo seamos, sólo de este modo aprenderemos a reconocer ese sendero luminoso y contagiaremos a otras personas.

Probemos a diario a sonreírnos a nosotros mismos usando un espejo, y casi mejor aún, sonriamos a los demás. ¿Quién sabe? Quizás haciendo esto estamos plantando la semilla de la felicidad en otras personas…

Queremos conocer tu opinión:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:

Como en la mayoría de las webs, usamos cookies. Si continúas aceptas su uso. Más información

El acceso a esta web puede implicar la utilización de cookies. Las cookies son pequeñas cantidades de información que se almacenan en tu navegador para su posterior uso en determinadas circunstancias. Por ejemplo, esta información permite identificarte como un usuario concreto y guardar tus preferencias personales así como información técnica, como puede ser número de visitas, páginas que visites, etc., a fin de mejorar la experiencia en la navegación. Si no quieres que tu navegador reciba cookies o quieres ser informado antes de que se almacenen, puedes configurarlo a tal efecto. Los navegadores actuales permiten la gestión de las cookies de 3 formas diferentes: 1. Las cookies no se aceptan nunca. 2. El navegador pregunta al usuario si se debe aceptar cada cookie. 3. Las cookies se aceptan siempre. Puedes encontrar estas opciones en la parte de configuración de tu navegador.

Pulsa aquí para cerrar esta ventana