¿A quién le das tu poder?

Share

Se cuenta que estaba el filósofo Diógenes comiendo lentejas cuando le vio el filósofo Aristipo, el cual vivía muy bien porque adulaba continuamente al rey. Entonces, éste le dijo:

– «Si aprendieras a adular al rey, no tendrías que comer simples lentejas».

– «Si aprendieras a comer lentejas, no tendrías que adular al rey». – replicó Diógenes.

. . . . . .

Vivimos en una época de incertidumbres y cambios a causa de la crisis. Una de las incertidumbres es para las personas que trabajan por cuenta ajena, que no saben cuándo la empresa donde realizan su trabajo prescindirá de ellos.

No hay nada como los momentos de máxima presión y estrés para que salga el verdadero carácter de las personas. Es por esto que la supuesta crisis hace que muchos descubran su auténtico potencial y prosperen, porque de forma innata deciden poner su foco sobre lo que pueden hacer y no sobre la crisis; en contrapartida, otras personas se descubren a sí mismas poniendo atención a su entorno, a lo que no depende de ellos y olvidan explorar su potencial, cayendo así en una espiral negativa en lo personal y en la que optan por responsabilizar a otros de sus desdichas y de su fracaso laboral.

Estas personas «negativas» dedican su tiempo y energía en prestar atención a lo que roban unos, a lo que engañan otros, a las trampas que hacen algunas empresas… Regalan su poder personal en pos de resaltar los pecados y malhacer de personas que sólo contribuyen a corroborar que la mejor forma de hacer las cosas es actuar de modo excelente, que el mejor modo de ser y actuar es ser la mejor versión de uno mismo.

Las reglas de este juego son las mismas para todos, y sin embargo, unas personas se hunden y otras salen a flote. Da qué pensar, ¿verdad?

La anécdota del principio pone de manifiesto que puede haber dos actitudes muy claras: la que da poder a otros y basa su actitud en otros, y la que asume el poder propio, porque asume que depende de uno mismo lo que se haga o deje de hacer, es decir, lo que se consiga.

En las redes sociales hay muchos comentarios sobre políticos, corrupciones en general y demás cuestiones relacionadas. ¿Realmente merece la pena poner el foco sobre estas cosas? ¿Para qué sirve?

Está bien conocer lo que se «cuece» en el país en el que vivimos, en el mundo, pero recrearse en ello nos aleja cada vez más de solucionar nuestra situación personal, y por extensión, de solucionar la situación general.

Os invito a que centréis vuestra atención en personas fuertes, valerosas y positivas que ponen su esfuerzo en crear y dirigir su vida, en sembrar las semillas que les proporcionarán sólo los frutos que quieren o necesitan, porque es el modo en el que os contagiaréis de esa actitud positiva que consigue cualquier cosa.

El único modo real de salir de todo tipo de crisis: Asumir tu propio poder…

¿Y tú qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:

Como en la mayoría de las webs, usamos cookies. Si continúas aceptas su uso. Más información

El acceso a esta web puede implicar la utilización de cookies. Las cookies son pequeñas cantidades de información que se almacenan en tu navegador para su posterior uso en determinadas circunstancias. Por ejemplo, esta información permite identificarte como un usuario concreto y guardar tus preferencias personales así como información técnica, como puede ser número de visitas, páginas que visites, etc., a fin de mejorar la experiencia en la navegación. Si no quieres que tu navegador reciba cookies o quieres ser informado antes de que se almacenen, puedes configurarlo a tal efecto. Los navegadores actuales permiten la gestión de las cookies de 3 formas diferentes: 1. Las cookies no se aceptan nunca. 2. El navegador pregunta al usuario si se debe aceptar cada cookie. 3. Las cookies se aceptan siempre. Puedes encontrar estas opciones en la parte de configuración de tu navegador.

Pulsa aquí para cerrar esta ventana