Buena suerte, mala suerte… ¿Quién sabe?

Share

Un buen día el granjero se dio cuenta de que había desaparecido su vaca de la dehesa y se fue a buscarla muy preocupado. Cuando empezaba la búsqueda se encontró con su vecino que le preguntó por qué iba con tan mala cara.

Cuando se enteró de que se había escapado la vaca, el vecino con gesto de resignación, exclamó:

– «¡Qué mala suerte!»

A lo que el granjero contestó:

– «Buena suerte, mala suerte… ¿Quién sabe?» – Y se marchó a buscar su vaca.

Poco después encontró a su vaca pastando plácidamente en un lugar no muy lejano. Junto a ella había un extraordinario y bello caballo que al parecer no tenía dueño ya que no tenía marca alguna. Curiosamente se comportaba de manera dócil por lo que el granjero pudo llevárselo a su casa junto con la vaca sin problemas.

Al día siguiente el vecino vio la vaca en el patio del granjero junto al magnífico caballo. Le dio la enhorabuena al granjero y le preguntó por el nuevo animal. Éste le explicó que estaba junto a su vaca cuando la encontró y que parecía no tener dueño. Entonces el vecino dijo sonriendo:

– «¡Qué buena suerte!»

– «Buena suerte, mala suerte… ¿Quién sabe?» – Replicó el granjero mientras se marchaba a comenzar su jornada de trabajo.

Esa misma tarde llegó el hijo del granjero. Era militar, y estaba aprovechando su permiso para ir a visitar a su padre. En cuanto vio al caballo trató de montar en él pero éste, aunque bastante dócil en apariencia, era salvaje y no tardó mucho en tirar al joven lo que provocó que se fracturase una pierna.

El vecino, que pasaba por allí y fue testigo de la caída del joven, corrió a buscar al granjero. Cuando terminó de explicarle lo sucedido terminó diciéndole:

– «¡Qué mala suerte!»

– «Buena suerte, mala suerte… ¿Quién sabe?» – Volvió a replicar el granjero.

Unos días después vino un representante del ejército a buscar al hijo del granjero porque había estallado de repente una guerra con el país vecino pero como el hijo tenía la pierna rota no pudo irse con sus compañeros soldados a la guerra. El vecino al enterarse de este incidente, exclamó:

– «¡Qué buena suerte!»

– «Buena suerte, mala suerte… ¿Quién sabe?» – Contestó el granjero mientras atendía a su hijo.

Unos días después, durante la cena, el hijo se atragantó y el granjero no pudo sacarle el trozo de comida a tiempo, así que murió asfixiado.

En el funeral el vecino se acercó a consolar al granjero y le dijo con gran pesar:

– «¡Qué mala suerte!»

– «Buena suerte, mala suerte… ¿Quién sabe?» – Contestó el granjero mientras ponía con gran tristeza una corona de flores en la tumba de su hijo.

Unos días después el vecino se enteró de que el pelotón al que pertenecía el hijo del granjero había sido cruelmente masacrado en la guerra y fue a contárselo al granjero.

«Al menos tu hijo no murió de una forma tan espantosa y estuvo a tu lado en sus últimos días de vida… ¡Qué buena suerte!»

– «Buena suerte, mala suerte… ¿Quién sabe?» – Dijo afligido el granjero mientras continuaba con sus quehaceres…

Mi versión de la fábula de la Suerte.

En el transcurso de la vida múltiples situaciones y experiencias acontecen y nos ponen a prueba. Cuando es un acontecimiento que nos hace sentir mal lo calificamos como negativo. La mayoría de las veces permitimos que nuestras emociones califiquen el suceso como algo bueno o malo. Cuando lo calificamos como «malo», enfocamos nuestros pensamientos en esa recién nacida creencia desaprovechando así el conocimiento u oportunidad que puede albergar esa nueva y aparentemente negativa experiencia. Sólo el tiempo nos da la perspectiva necesaria para apreciar la bondad y necesidad de aquellos sucesos que nos hicieron sentir tan mal y también nos damos cuenta de si fuimos capaces de aprovecharlo.

Son las «malas» épocas las que nos invitan a superar nuestros límites o lo que creemos que son nuestros límites.  No sabemos cuán fuertes somos hasta que nos vemos en la necesidad de emplear nuestra fuerza al máximo. No somos conscientes de lo que somos capaces de hacer hasta que no hay otra opción que ir más allá de lo que solemos hacer.

Por eso es importante que ante una situación difícil o que nos causa dolor adquiramos la habilidad y el hábito de desapegarnos, de «dar un paso atrás» y contemplar la situación con la máxima perspectiva.

¿Qué es lo que cambia? ¿Qué puedo ver ahora que antes no veía? ¿Qué puedo hacer ahora que antes no podía? ¿De qué me estoy liberando? Son algunos ejemplos de preguntas que nos podemos hacer y que nos pueden ayudar ante una situación difícil o de cambio en nuestra vida. Prestando atención a los cambios que conllevan nuevas y difíciles situaciones, podremos comprender y entrever lo bueno que esconde.

Los problemas o las situaciones difíciles esconden oportunidades de crecimiento y superación personal.

La adversidad invita a cambiar. Y los cambios casi siempre dan miedo. El miedo a lo desconocido, a salir de nuestra zona de comodidad. Y lo cierto es que un cambio siempre cierra unas puertas, pero abre otras seguramente mucho más apropiadas para nuestro estado de evolución.

Por lo tanto es mejor no juzgar la situación por «mala» que nos parezca o por lo mal que nos haga sentir; es mejor que nos enfoquemos en lo que el cambio supone, darnos cuenta de en qué nos libera y a qué nos invita a hacer de nuevo.

De esta manera seguiremos avanzando y mejorando en esta extraordinaria aventura que es vivir.

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Kassandra Malcovitch en jueves, 30, mayo, 2013 a las 15:30
    • Responder

    En realidad el cuento original no es así, es un escrito de Anthony de Mello, es mucho más sencillo, pero más diciente, y las dos moralejas que saca Carlos Vallés en su libro «ligero de equipaje» son extraordinarias y muy valiosas para la vida

    1. Hay varias versiones de esta fábula de diferentes autores. Por lo que he podido ver, no está claro que el autor original fuera Anthony de Mello.

      En cualquier caso, si has echado un vistazo a otros artículos de NeoParadigmas, habrás podido comprobar que casi todas las fábulas que he escrito, son versiones mías de otras más o menos conocidas. Ésta es una versión más de mi cosecha personal, y las conclusiones (o moralejas) que extraigo son desde mi punto de vista, basado naturalmente en mi contexto y circunstancias personales. Lo valioso de las conclusiones o moralejas, está más en los ojos del lector que en las del autor. Cada persona tiene unas necesidades y un modo de entender la vida diferentes, como es lógico.

      Siempre son bienvenidos comentarios y conclusiones diferentes o complementarias a las mías. Gracias por tu apunte. Espero que mi versión de esta fábula y mis conclusiones también te hayan aportado y servido.

      Un saludo Kassandra.

  1. Que el destino, no nos haga pasar tanto como estamos dispuestos a soportar… ;)… Todo pasa por algo.

    • sandra en viernes, 29, marzo, 2013 a las 22:14
    • Responder

    Javier Excelente articulo. Buena suerte, mala suerte… Todo es aprendizaje.

¿Y tú qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:

Como en la mayoría de las webs, usamos cookies. Si continúas aceptas su uso. Más información

El acceso a esta web puede implicar la utilización de cookies. Las cookies son pequeñas cantidades de información que se almacenan en tu navegador para su posterior uso en determinadas circunstancias. Por ejemplo, esta información permite identificarte como un usuario concreto y guardar tus preferencias personales así como información técnica, como puede ser número de visitas, páginas que visites, etc., a fin de mejorar la experiencia en la navegación. Si no quieres que tu navegador reciba cookies o quieres ser informado antes de que se almacenen, puedes configurarlo a tal efecto. Los navegadores actuales permiten la gestión de las cookies de 3 formas diferentes: 1. Las cookies no se aceptan nunca. 2. El navegador pregunta al usuario si se debe aceptar cada cookie. 3. Las cookies se aceptan siempre. Puedes encontrar estas opciones en la parte de configuración de tu navegador.

Pulsa aquí para cerrar esta ventana