La Empatía y las Relaciones.

Share

Gandhi dijo algo parecido a esto:

Buena parte de las miserias y de los malos entendidos que hay en el mundo acabarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus enemigos y entendieran su punto de vista.

Estaba hablando de empatizar.

La Empatía o Inteligencia Interpersonal es la habilidad de comprender los pensamientos, sentimientos y las razones de las actitudes de los demás. Es la capacidad de ponerse en el lugar del otro y de comprender sus sentimientos y lo que le sucede. Es esencial para establecer una comunicación óptima, e imprescindible para generar relaciones interpersonales exitosas. Está relacionada con la Inteligencia Emocional.

Comprender la actitud de los demás hace que adquiramos flexibilidad para analizar las situaciones desde diferentes puntos de vista, lo cual permite llegar a nuevas ideas y soluciones.

Me atrevería a afirmar que siempre que ha habido una pelea, un malentendido, un desacuerdo, una guerra… al menos uno de sus participantes ha carecido de Empatía.

¿Cómo podemos ser empáticos?

Hay diversos factores que intervienen en esta habilidad.

Hay que escuchar y observar abierta y honestamente a nuestro interlocutor, prestar una atención exquisita a su lenguaje verbal y expresivo: la forma de mirar, la voz (volumen, velocidad, expresividad), los gestos, su actitud… todo aquello en su persona que nos muestre y nos proporcione pistas sobre su estado interior.

Es esencial que en primera instancia, dejemos de lado nuestros prejuicios y pongamos la “mente en blanco” durante la observación, dejando que nos impregnen las sensaciones que transmite nuestro interlocutor, para después retomar nuestros conocimientos y experiencias y contrastar toda esa información. No siempre tendremos referencias propias acerca de lo que se siente ante determinadas situaciones, pero podemos utilizar la imaginación basándonos en lo que transmite esa persona.

En definitiva, hay que conjugar una mentalidad preclara y sin prejuicios con nuestros conocimientos y experiencias. Se trata de desarrollar nuestra Intuición para llegar a un conocimiento cercano y profundo de las personas.

Si pretendemos ser empáticos en un diálogo, discusión o negociación, deberemos tener en cuenta los argumentos conscientes e “inconscientes” de nuestro interlocutor. Debemos tener absolutamente clara nuestra postura y objetivos, y buscar posibles puntos de concordancia con los del otro. Ante todo, debemos ser coherentes y expresar con asertividad nuestra postura (expresión respetuosa, madura, equilibrada y firme de nuestros intereses e ideas). Demostrar que comprendemos su postura explicándola, explicar la nuestra y con disposición para encontrar un nexo común, desde el respeto mutuo y trabajo conjunto.

No puedes llegar a la Empatía, o al menos no del todo, sin un conocimiento muy elevado de ti mismo y del tipo de relaciones que tienes. Manejar aquella parte de nuestra personalidad de la que somos conscientes puede ser más o menos fácil; la cuestión es que en muchas ocasiones no somos conscientes de ciertas características de nosotros mismos, y en lo que respecta a la Empatía que seamos capaces de tener, está directamente influenciada por aspectos de los que no solemos ser conscientes.

“Automatizamos” ciertas actitudes sin saber bien porqué actuamos así o de dónde proceden dichas conductas.

Para comprender qué sucede cuando por más que lo intentamos no somos capaces de ser empáticos con alguien en particular, es necesario analizar honestamente el tipo de relación que tenemos con esa persona, que de peor a mejor, pueden ser principalmente de tres tipos:

Las relaciones egoístas o las que se tienen y mantienen para recibir. Cuando se exige o se espera que nos quieran y se cumplan con nuestras expectativas. La relación durará siempre que nos estén complaciendo. Pones la atención sólo en lo que recibes, no en lo que das.

Las relaciones en las que esperas reciprocidad. Pretendes recibir lo mismo que das. Si estimas que no estás recibiendo lo mismo que crees proporcionar, dejas la relación. El problema es que no solemos ser conscientes de que la forma en que percibimos las cosas no siempre es exacta a la realidad.

Las relaciones desinteresadas, cuando das gustosamente sin esperar nada a cambio. En este tipo de relaciones, recibir no es necesario para ti. Disfrutas dando y te basas en dar. En su aspecto más elevado, se convierte en un Amor desinteresado y auténtico. Perdonas y olvidas honestamente las afrentas, das sin esperar nada a cambio y sin importarte el nivel de afinidad que hay entre tú y la otra persona.

Cuando te resulte difícil mostrar Empatía con alguien concreto, puedes comprender el motivo si delimitas cual de estos tres tipos de relación mantienes con esa persona. En el caso de alguien que acabas de conocer o con quien no tienes mucha confianza, puede ser que inconscientemente te recuerde a otra persona.

Cuesta o se hace imposible empatizar cuando las relaciones son de tipo egoísta o de reciprocidad. Este tipo de relaciones, se van deteriorando por su propia naturaleza.

Hay diferentes fases en su deterioro, que son una primera fase en el que prevalece un tipo de resistencia, que consiste en una actitud de ponerse a la defensiva ante iniciativas de la otra persona. La segunda fase se caracteriza por el rechazo, que es cuando aparece una actitud agresiva hacia el otro. La tercera tiene que ver con el resentimiento como consecuencia de las fases anteriores, y la cuarta fase es la represión, que es cuando hay necesidad de invalidar cualquier iniciativa de la otra persona, con ánimo de “venganza”.

Fijarnos en el tipo de relaciones que tenemos nos servirá para delimitar porqué no funcionan bien, lo cual nos ayudará a mejorarlas. Además, contribuirá a desarrollar esta extraordinaria y fabulosa cualidad, la Empatía.

En un mundo más empático, seremos capaces de comprender a nuestros semejantes y, en consecuencia, nuestra actitud se basará en la coherencia y en la equidad.

Será un mundo más comprensivo. Y por lo tanto, más feliz.

3 comentarios

    • OLGA BERRAQUERO en miércoles, 28, septiembre, 2011 a las 15:41
    • Responder

    Sabes de lo que hablas, ya que eres una de las personas más empáticas que conozco.
    Enhorabuena por tus artículos, me encantan.

  1. A lo largo de la vida, me he encontrado con gente que he conectado perfectamente y gente que nunca llegue a comprender. No se si esto es la empatía, o simplemente conexión. No obstante también conocí gente que carecía completamente de ella.
    Yo, soy una persona que tiendo a ponerme demasiado en el lugar del otro, lo cual me causa algun problema al olvidarme de mi mismo con demasiada frecuencia.
    Interesantisimo articulo como todos los que he leido de ti.

  2. Estoy de acuerdo con lo que dices en tu entrada: Si fuesemos más empaticos nos iría mucho mejor a todos.
    Tal vez sea una sensación mía pero yo creo que ahora la sociedad y por tanto la gente se ha vuelto más individualista, más de mirar por si mismos en lugar de mirar un poquito por los demás. Puede ser que la vida que vivimos nos haya hecho ser desconfiados y recelosos de todos nuestros semejantes, al menos en las grandes ciudades en los pueblos pequeños aún queda algo parecido a la empatia.
    Con este tema pasa como con todo: al final las cosas no dependen de los demás sino de nuestra propia actitud. Así que seamos un poco más empáticos.
    Buena semana….

Queremos conocer tu opinión:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Como en la mayoría de las webs, usamos cookies. Si continúas aceptas su uso. Más información

El acceso a esta web puede implicar la utilización de cookies. Las cookies son pequeñas cantidades de información que se almacenan en tu navegador para su posterior uso en determinadas circunstancias. Por ejemplo, esta información permite identificarte como un usuario concreto y guardar tus preferencias personales así como información técnica, como puede ser número de visitas, páginas que visites, etc., a fin de mejorar la experiencia en la navegación. Si no quieres que tu navegador reciba cookies o quieres ser informado antes de que se almacenen, puedes configurarlo a tal efecto. Los navegadores actuales permiten la gestión de las cookies de 3 formas diferentes: 1. Las cookies no se aceptan nunca. 2. El navegador pregunta al usuario si se debe aceptar cada cookie. 3. Las cookies se aceptan siempre. Puedes encontrar estas opciones en la parte de configuración de tu navegador.

Pulsa aquí para cerrar esta ventana