Feb 29 2016

Los Versos Áureos.

Share

Honra ante todo a los dioses inmortales
según establece la ley. Respeta la palabra dada.

Honra luego a los héroes glorificados, y consagra por fin
a los genios terrestres, rindiéndoles también debido culto.

Honra a tu padre, a tu madre y a tus próximos parientes.

Escoge por amigo al más destacado en virtud,
atiende sus dulces advertencias, y aprende de sus ejemplos.

Discúlpale sus faltas mientras puedas,
evitando todo juicio severo; ya que lo posible
se halla cerca de lo necesario. Sé razonable.

Acepta las cosas como son. Acostúmbrate a vencerte.

Sé sobrio en el comer, activo y casto.

Nunca cometas actos deshonestos de los que puedas luego avergonzarte,
ni en privado ni en público. Ante todo, respétate a ti mismo.

Observa la justicia en acciones y palabras.

Nunca te comportes sin regla ni razón.
Piensa que el Hado ordena a todo morir,
y que los fáciles honores y bienes de fortuna son inciertos;
que las pruebas de la vida vienen por voluntad divina.

Sea adversa o favorable, alégrate siempre de tu suerte,
mas trata con noble tesón de mejorarla.

Piensa que el destino es más benévolo para los buenos
que comprenden y a sus designios se ajustan.

Mucho se habla y mucho se enjuicia sobre diversos temas.

No los acojas con admiración ni tampoco los rechaces.

Más si advirtieres que el error triunfa,
ármate de paciencia y de dulzura.

Observa estas razones en toda circunstancia:

Que nadie te induzca con palabras o actos
a decir o a hacer lo que no te corresponda.

De insensatos es hablar y obrar sin premeditación.

Consulta, delibera, y elige la más noble conducta.

Trata de edificar sobre el presente
lo que ha de ser realidad futura.

No alardees de lo que no entiendas,
pero aprende siempre y en toda circunstancia,
y la satisfacción será su resultado.

Jamás descuides la salud del cuerpo.

Dale con mesura alimento, bebida, ejercicio y descanso,
ya que armonía es todo aquello que no perjudica.

Habitúate a vivir sencilla y pulcramente.

Evita siempre provocar la envidia.

No realices dispendios excesivos
como aquellos que ignoran la medida de lo bello.

No seas avaro ni mezquino, y elige en todo
un justo medio razonable.

No te empeñes en hacer lo que pueda perjudicarte.

Reflexiona bien antes de obrar.

No permitas que cierre el dulce sueño tus párpados
sin analizar las acciones del día.

¿Qué hice? ¿En qué falté? ¿Qué dejé de hacer que debiera haber hecho?

Y si en el examen hallas falta, trata de enmendarte;
mas si has obrado bien, regocíjate de ello.

Trata de practicar estos preceptos. Medítalos y ámalos,
que ellos te conducirán por la senda de la virtud divina.

Lo juro por aquél que ha transmitido a nuestra alma
la Tétrada Sagrada, inmenso y puro símbolo,
fuente de la naturaleza, de curso eterno.

No inicies obra alguna sin antes rogar a los dioses
que en ella colaboren. Y cuando te hayas familiarizado
con estas costumbres, sondearás la esencia de hombres y dioses
y conocerás, de todo, el principio y el fin.

Sabrás también oportunamente
la unidad de la naturaleza en todas sus formas.

Nunca entonces esperarás lo inesperable,
y nada te será ocultado.

Sabrás también que los males que aquejan a los hombres
han sido por ellos mismos generados.

En su pequeñez, no saben ver ni entienden
que tienen muy cerca los mayores bienes. Pocos conocen
e1 secreto de la felicidad, y ruedan como objetos
de acá para allá, abrumados de múltiples pesares.

La aflictiva discordia innata en ellos limita su existencia
sin que se den cuenta. No conviene provocarla,
sino vencerla, a menudo, cediendo. ¡O Zeus inmenso, padre de los hombres!

Tú puedes liberar a todos de los males que les agobian
si les muestras el genio que les sirve.

Mas ten valor, que la raza humana es divina.

La sagrada naturaleza te irá revelando a su hora,
sus más ocultos misterios. Si te hace partícipe de ellos,
fácilmente lograrás la perfección.

Y sanada tu alma, te verás libre de todos los males.
Ahora abstente de carnes, que hemos prohibido en las purificaciones.
Libera poco a poco tu alma, discierne lo justo, y aprende
el significado de las cosas.

Deja que te conduzca siempre la inteligencia soberana,
y cuando emancipado de la materia seas recibido en el éter puro y libre,
vencerás como un dios a la muerte con la inmortalidad.

. . . . . .

El texto que acabas de leer son los Versos Dorados de Pitágoras, aunque también se especula con la posibilidad de que se trate de una recopilación de las enseñanzas de este sabio por parte de uno de sus discípulos.

Se consideraban un mapa del camino práctico hacia la sabiduría divina. Expresan con claridad el compromiso de vida de los pitagóricos de todos los tiempos. Su mensaje, atemporal, resulta tan actual como en la Grecia y Roma antiguas.

En el mundo que vivimos hoy día de cambio hacia una sociedad global y democrática, los Versos están plenamente vigentes, ya que hablan de un camino a nuestra regeneración como cimiento esencial para alcanzar colectivamente la auténtica sabiduría.

 

Queremos conocer tu opinión:

Como en la mayoría de las webs, usamos cookies. Si continúas aceptas su uso. Más información

El acceso a esta web puede implicar la utilización de cookies. Las cookies son pequeñas cantidades de información que se almacenan en tu navegador para su posterior uso en determinadas circunstancias. Por ejemplo, esta información permite identificarte como un usuario concreto y guardar tus preferencias personales así como información técnica, como puede ser número de visitas, páginas que visites, etc., a fin de mejorar la experiencia en la navegación. Si no quieres que tu navegador reciba cookies o quieres ser informado antes de que se almacenen, puedes configurarlo a tal efecto. Los navegadores actuales permiten la gestión de las cookies de 3 formas diferentes: 1. Las cookies no se aceptan nunca. 2. El navegador pregunta al usuario si se debe aceptar cada cookie. 3. Las cookies se aceptan siempre. Puedes encontrar estas opciones en la parte de configuración de tu navegador.

Pulsa aquí para cerrar esta ventana