Singulares «coincidencias»

Share

A veces sin darnos cuenta, vivimos preocupados del pasado o del futuro, y no vivimos el presente. Esta es la causa de que muchas veces no seamos conscientes de un fenómeno que sucede continuamente y del que voy a hablar a continuación.

La Vida está llena de sincronicidades, esas singulares coincidencias que acontecen en nuestro día a día aunque no seamos conscientes de todas. Estas «señales» son acontecimientos que están sospechosamente alineados a alguna necesidad, a algún pensamiento (sea positivo o negativo), o a algún anhelo. Sólo cuando estamos suficientemente receptivos es cuando percibimos las sincronicidades e incluso las podemos provocar (Ley de Atracción).

Una vez más, nuestra actitud ante la Vida es fundamental. Comenzar a observar lo que nos rodea como un mundo lleno de posibilidades y de interrelación con los demás, es muy importante para comenzar a ser conscientes de las sincronicidades que nos acontecen.

Las sincronicidades tienen que ver con la conexión que existe entre todas las cosas. Interactuamos en un escenario hecho de diferentes tipos de energía (la materia es una forma de energía, E = m·c² o lo que es lo mismo, la energía es igual a la masa multiplicada por el cuadrado de la velocidad de la luz; lo que, en definitiva, significa que la materia no es más que una forma de energía).

¿Cómo se refleja esto en el día a día? Por ejemplo, alguien en quien estábamos pensando nos llama, o justo cuando tenemos en mente una cuestión, miramos «casualmente» un libro o una revista y lo primero que veamos sea una frase que responde de un modo totalmente coherente a esa cuestión y posteriormente comprobamos que la respuesta era apropiada, o estamos estancados tratando de resolver un problema y de repente un amigo nos deja un libro que habla sobre eso, etc. En una sincronicidad se observa cómo diversos sucesos parecen confabular y suceder en el tiempo y en el espacio para obtener un resultado concreto.

Se podrían interpretar como coincidencias, pero los hechos son tozudos, y este tipo de situaciones se repiten demasiadas veces como para pensar que no tienen ningún tipo de conexión.

Precisamente, la Ley de la Atracción dice que podemos «sintonizar» nuestros pensamientos y nuestros sentimientos para atraer aquello que deseamos, o lo que es lo mismo: provocar las sincronicidades que traen a nuestra vida lo que queremos.

Recuerdo la obra El Alquimista, de Paulo Coelho, un genio contemporáneo que demuestra conocer muy bien el funcionamiento de las sincronicidades, conocimiento el suyo que se puede comprobar si se lee con atención la interesantísima e inspiradora historia ficticia que narra, y que condensa extraordinariamente bien en la frase más reveladora del libro:

«Cuando quieres realmente una cosa, todo el Universo conspira para ayudarte a conseguirla».

La Ley de la Atracción afirma que una persona de mente abierta y positiva puede acelerar las sincronicidades positivas en su vida.

Científicamente hablando, la teoría de los campos morfogénicos trata de explicar las sincronicidades. Dicha teoría contempla la resonancia mórfica y la interconectividad, fenómenos de la física cuántica, en los cuales se ha comprobado que todo está interconectado. Las sincronicidades tienen lugar porque somos parte de un «campo unificado» cuyas partes tienen una conexión y se influyen entre sí, aunque aún no se haya formulado matemáticamente de un modo preciso su existencia.

Pero, dejemos teorías y fórmulas matemáticas. Seamos empíricos. Observemos con atención todo lo que nos sucede cada día, vigilando el tipo de pensamientos que más se repiten en nuestra cabeza. Seguramente, comprobaremos sin lugar a dudas que nuestros pensamientos tienen mucho que ver con lo que nos sucede, e incluso para acontecimientos para los que aparentemente no tenemos influencia…

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Bel en jueves, 22, marzo, 2012 a las 22:16
    • Responder

    Hola! He caído aquí por casualidad ( o sincronicidad?) en mi vida he tenido millones de situaciones increibles que no podían ser solo casualidad. No he leído a Coelho pero creo que a partir de ahora lo haré. Lo curioso es que hace ya tiempo que no me han sucedido sincronicidades pero me gustaría poder provocarlas porque era como si alguien guiara los pasos que debo dar en mi vida, sobre todo en lo personal.

    1. ¡Hola Bel! ¡Bienvenida!

      Sin duda, has caído aquí por sincronicidad 😉

      Si lees a Coelho, te recomiendo que empieces con «El Alquimista», yo diría que es su obra maestra, y seguro que lo disfrutas mucho.

      No leemos por aquí.

      Un saludo, Bel.

    • Mayka en miércoles, 16, febrero, 2011 a las 15:39
    • Responder

    Me encanta tu argumentación y la suscribo.

    “El alquimista” marco un antes y un después en mi forma de interpretar todo aquello que acontece en mi vida. Creo en la “sincronicidad”, hay muchos estudios que lo avalan, pero a mi me gusta verlo desde una perspectiva más espiritual, “Nada es Azar” pero dentro de nuestro libre albedrío en esta vida, nosotros escogemos obtener o no la información y el aprendizaje de cada evento que experimentamos, todo encierra un significado, interpretarlo representa una ayuda en nuestra evolución. En contraposición al “todo es casual” y a la soledad que acompaña este pensamiento, cuando estas alerta a las señales, las escuchas, las pides, las esperas, te das cuenta de lo acompañado y guiado que estas y eso es reconfortante.

    • David en jueves, 3, febrero, 2011 a las 19:37
    • Responder

    Pues que decirte, quitando la frase: “Cuando quieres realmente una cosa, todo el Universo conspira para ayudarte a conseguirla”, de la que tengo mis dudas pues en algunas ocasiones parece que encontraras barreras que aparecen de la nada, y hacen pensar que están hay no sabes si para impedir que cometas alguna tontería o simplemente para que aquello que buscas encontrar tenga una motivación superior por el camino recorrido.

    NO continuo que me rayo, jajaja, pero que sepas que en esto estoy de acuerdo contigo, cuando a mi personalmente me pasa algo siempre me pregunto el ¿por que? y ¿a que me llevara esa nueva situación ?

    Todo esta en constante conexión, es algo que tengo muy claro desde hace muchos Años

    Bueno, pues nada mas, buen articulo y continua asi XD

    1. Thomas Alva Edison, que consiguió que la bombilla durase encendida un tiempo considerable (en contra de lo que se cree, Edison no inventó la bombilla, sólo la perfeccionó), tuvo que enfrentarse a miles de pruebas fallidas hasta que consiguió una bombilla duradera.

      Por eso la frase de Paulo Coelho dice «Cuando quieres REALMENTE una cosa…», porque tienes que quererlo de verdad. Cuando lo estás intentando, no obtienes los resultados adecuados y te rindes, es que no lo querías realmente.

      No hay que confundir con una testarudez insensata de querer conseguir algo que es imposible o que por su propia naturaleza no podemos conseguir. Pero todo lo que es factible lograr, es cuestión de tiempo y perseverancia conseguirlo.

      Los «noes» que te da la Vida en la consecución de tus objetivos, es lo normal y forman parte del proceso de conseguirlos. Es MUY IMPORTANTE que no olvidemos esto.

      Los traspiés, obstáculos y contratiempos forman parte de toda gesta, de toda aventura y de todo viaje en la consecución de una meta o sueño. Cuando somos conscientes de esto, obtenemos más fé, firmeza y fuerza para ser lo suficientemente tenaces para conseguir una meta saludable.

¿Y tú qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:

Como en la mayoría de las webs, usamos cookies. Si continúas aceptas su uso. Más información

El acceso a esta web puede implicar la utilización de cookies. Las cookies son pequeñas cantidades de información que se almacenan en tu navegador para su posterior uso en determinadas circunstancias. Por ejemplo, esta información permite identificarte como un usuario concreto y guardar tus preferencias personales así como información técnica, como puede ser número de visitas, páginas que visites, etc., a fin de mejorar la experiencia en la navegación. Si no quieres que tu navegador reciba cookies o quieres ser informado antes de que se almacenen, puedes configurarlo a tal efecto. Los navegadores actuales permiten la gestión de las cookies de 3 formas diferentes: 1. Las cookies no se aceptan nunca. 2. El navegador pregunta al usuario si se debe aceptar cada cookie. 3. Las cookies se aceptan siempre. Puedes encontrar estas opciones en la parte de configuración de tu navegador.

Pulsa aquí para cerrar esta ventana